Esperar.

Sólo quiero entregarme a alguien por completo, dejarle besos por toda la cara, darle canciones tontas, encajar mi mano en la suya, pasar mis dedos por toda su piel, perderme en sus ojos. Quiero pelear sobre cosas estúpidas solo para contentarnos 10 minutos después y reír porque sabemos que confiamos el uno en el otro. Quiero ser perdonado por todos mis errores pasados y volver a empezar bien. Quiero saber que hice algo bien, y hacer feliz a alguien que lo merezca. He abierto la jaula para recibir a las mariposas de regreso, creo que todo lo que puedo hacer ahora es esperar.

Conmigo

Esta noche está plagada de palabras que no dicen nada, de sirenas de ambulancias que gritan por la carretera, de personas que pasan su vida delante de una pantalla. Esta noche estoy solo conmigo, y me temo que no soy feliz, porque tengo la puta dependencia de necesitar a alguien que no sé ni si existe ni si en ese caso querría estar aquí.

Mejor no sigo…

Es como si nada me importara una mierda
como si no valorara las cosas cuando van más allá de tener que pensar un poco
Hablo de ti, claro
de ti y de tu forma de hacer que se me vaya la cabeza
y las manos
y la lengua
y los ojos
y los pies
y… y no sigo porque cuando no puedo parar siempre me acaba gustando mucho
lo que sea, ya lo sabes
No hablaré de tus ojos
ni de tu forma de andar
ni de lo fuerte que respiras
ni de lo bien que besas
ni de lo mal que discutes.
No lo haré porque siento
que últimamente,
no sé hacer otra cosa.
Y cuanto más hablo o escribo sobre ti y sobre estas cosas
más quiero que te quedes
para siempre, pegadita a mis sábanas.

En mi mirada.

Me dijo que tenía una mirada intimidante. Dijo que mis ojos transmitían miedo, angustia, y a la vez confianza; dijo que tenía la mirada más bonita y desesperada que nunca había visto. Recuerdo también que la oí decir que era una persona fría porque trato de alejar a las demás personas de mí por el simple hecho de no volver a dar confianza a nadie, porque luego me decepciono. Dijo que yo en realidad era una persona sensible, pero tenía miedo de demostrarlo. Dios. Es como si hubiera visto mi vida en mis ojos. Tuve miedo, nadie nunca me había conocido tanto en tan poco tiempo. No como ella.

Eh estado escribiendo.

Eh estado escribiendo de ti, unas cuantas palabras, unas cuantas comas, tres acentos ortográficos, tres renglones, somos los protagonistas de mi historia, una historia corta o una historia larga.
Contempló la belleza de tus ojos y la sencillez de tu sonrisa, tu cabello perfectamente despeinado y tu aspecto carismático. Eres el principio y el fin de una historia.
El mundo te conocerá a través de mis letras.

Te dije

Te dije que vinieras, que te quería en mi vida más que en mi cabeza, que a mi cama no le bastaba únicamente con mi cuerpo que a las dos nos faltaba el tuyo. Y tus palabras reconfortaban y dañaban a la vez, más lo segundo que lo primero y al revés. Porque siempre supiste hacerme sonreír, a pesar de que nunca estuviste aquí. Y sé que todo fueron mentiras, pero me las quise creer. El problema es que con los ojos cerrados me sentía mejor y ahora el mundo es de color gris, porque no me llega ningún mensaje diciéndome que lo más bonito del mundo sería oírme reír.

Cerca

Y si a altas horas de la madrugada
quiero probarte,
para comprobar que
te sientas así…
 
excitada. 
 
Estirar la mano y rozarte,
mezclarnos suavemente,
saborear la dulzura de tu voz dormida,
de tu tacto
 
 
en mi piel, dormidos,
sin prisa. Lento.
 
Para terminar
con lo que nunca hemos dejado
de empezar. 
 
Resumiendo.
Que tu sitio es aquí.
O el mío allí.
Pero el uno a la vera del otro.
a usted2

A usted…

Yo la escogí a usted, si, a usted porque sin quererlo encontró mi punto débil, sin buscarlo supo cómo ilusionar mi herido corazón y como poner una sonrisa en mi rostro. La escogí porque me di cuenta de que vale la pena, vale los riesgos y yo quiero correrlos.

fantasia

Ganas…

Me voy a acostar con ganas de quererte un rato. No quererte como siempre, sino quererte, ya sabes, fuertemente. De fantasear con tus carcajadas y tener tu olor en mi ropa. De que me cantes al oído y no importe la hora. De que este día sepa rico y haga juego con tus ojos. De que tu piel arda y sea porque estamos cerca. De desatar la pasión y atarte las muñecas. De hacerte la dueña de mi cama y mañana, de mi vida entera.

prometo

Prometo

Prometo decirte lo que siento con toda la fuerza de mis labios, demostrártelo con cada centímetro de mi cuerpo, hacer del amor verdadero una realidad con cada uno de mis sueños, ser la excepción a cada una de tus reglas, quererte en tus días porque al final de cuentas son los míos, aguantar tus dramas y abrazarte hasta romperlos porque te amo, marcar mis pasos en la arena porque todos seguirán nuestras huellas. Seguir leyendo