A usted…

Yo la escogí a usted, si, a usted porque sin quererlo encontró mi punto débil, sin buscarlo supo cómo ilusionar mi herido corazón y como poner una sonrisa en mi rostro. La escogí porque me di cuenta de que vale la pena, vale los riesgos y yo quiero correrlos.